La Igualdad Matrimonial se Convierte en Realidad en Nueva York

Esta noche, el senado del estado de Nueva York aprobó el proyecto de ley de igualdad matrimonial , por fin permitiendo a miles y miles de parejas que tienen un compromiso serio de amor y sus familias de poder acceder a las mismas protecciones que se les otorga a parejas heterosexuales y sus familias. Tras la aprobación de esta ley, el número de estadounidenses que cuentan con la igualdad matrimonial en sus propios estados o distritos de residencia ahora se incrementa a más del doble.

Es realmente increíble pensar que hace más de un año, no se habían conseguido los votos necesarios para la aprobación del mismo proyecto de ley; y que hace más de nueve años, el senador Tom Duane lo había introducido por primera vez en el estado. Parece increíble que ahora se esté celebrando esta victoria por la que muchos han luchado durante muchos años.

Pero ya es una realidad. Esta victoria no se pudo haber logrado sin los esfuerzos de tantas personas y organizaciones, entre ellas el Human Rights Campaign, Empire State Agenda, y Marriage Equality New York, las cuales componen el núcleo de la coalición Neoyorquinos Unidos por el Matrimonio.

Pero cabe destacar que los latinos no se quedaron atrás en los esfuerzos para asegurar que las parejas gays y lesbianas tuvieran las mismas protecciones que los demás.

Latinos Unidos de NY por la Igualdad Matrimonial

Organizaciones como la Federación Hispana, líderes de fe como el Reverendo Samuel Cruz, y medios de comunicación como El Diario la Prensa, todos alzaron la voz para asegurar que hubiera igualdad en el matrimonio en el estado de Nueva York. Además, se formó una coalición de muchísimos latinos de diversas carreras y organizaciones, llamada Latinos Unidos de NY por la Igualdad Matrimonial. Esta coalición organizó un evento el Día del Padre para hacer un último llamado para que se aprobara la igualdad en el matrimonio en el estado de Nueva York.

Sobre todo, hay que recordar que son las mismas parejas gays y lesbianas que están en el corazón de esta decisión, y son ellos los que trabajaron muy duro para que al fin se hiciera realidad el poder casarse.

George Constantinou y Farid Ali en su restaurante Bogotá Bistro

Te invito a que conozcas a Farid Ali y George Constantinou, una pareja latina de Brooklyn que ahora después de 10 años de relación y con el apoyo familiar podrán casarse. Farid y George juntos son dueños de un restaurante colombiano, y juntos se convertirán en papás dentro de unos meses. Están felices ahora de que cuenten con las protecciones necesarias para poder cuidarse el uno al otro y cuidar al bebé que viene en camino.

Lamentablemente, el caso de Henri Velandia y Josh Vandiver nos muestra que lograr la igualdad matrimonial en un estado no significa contar con todas las protecciones que se les otorgan a parejas heterosexuales. Se trata de que no se reconozcan los matrimonios entre parejas gays por el gobierno federal. A pesar de haberse casado el año pasado en Connecticut, el hecho de que su matrimonio no se reconoce ante el gobierno federal le impide a Josh, un ciudadano estadounidense, de poder solicitar la residencia para su esposo Henri, quien es de origen venezolano y es indocumentado.

Josh Vandiver and Henri Velandia

Pero no hay que perder la esperanza. Al contrario, hay mucho de que estar  feliz: en el 2008, nosotros encargamos un estudio a Harris Interactive en el que, entre otras preguntas, le preguntamos a los estadounidenses que sentían más apoyo y se sentían más solidarios de temas LGBT en ese entonces que cinco años antes, por qué sus posturas al respecto habían cambiado. La gran mayoría, un 80%, dijo que una razón clave por ese cambio fue el "conocer a alguien que es LGBT."  Es precisamenta por esta razón importantísima que debemos seguir compartiendo nuestras historias: para que las personas conozcan quiénes somos realmente somos. Es así que veremos más victorias en un futuro cercano y también lejano.

Entonces, hay mucha esperanza. Hay que celebrar esta victoria, que todos ustedes se lo han ganado.

¡ Felicidades,  Nueva York! ¡Adelante!